,

Diseño web: la velocidad de carga, factor diferencial

Como todos sabemos, la página web es la puerta de entrada a nuestra marca, el mejor modo de presentarnos ante la comunidad. Es el espacio en el que nos presentamos a los usuarios- clientes, donde compartimos todas las noticias e información de interés para ellos.

Por ese motivo debemos mimar y extremar la optimización y el diseño de la web, para que hasta el último detalle de la misma sea lo más perfecto posible, para que nos ayude no sólo a conseguir más visitas, sino a lograr que esos visitantes se conviertan en leads.

Así pues, nuestra web es nuestro castillo, y debemos cuidar todos los aspectos y detalles relacionados con ella, puesto que una web que no funcione correctamente hará que no tengamos una presencia fuerte, y que lejos de que los clientes vengan a nosotros, hagan lo contrario, que nos abandonen.

Un factor diferencial a la hora de obtener visitas en nuestra web, y con esto tiene mucho que ver el diseño, es la velocidad de carga de la página, sobre todo, teniendo en cuenta que cada segundo de más que la web tarde en cargar supone una pérdida del 7% en conversiones. Así, si nuestra web tarda más de 4 segundos en cargarse 1 de cada cuatro usuarios la abandonará, según datos proporcionados por Robotforce.com.

De igual forma es importante también considerar que nuestra web debe ser lo suficientemente rápida como para que cargue también en los dispositivos móviles, para lo cual lo ideal es tener una responsive web, puesto que estos usuarios esperan que la web se visualice en ellos de la misma forma a como se carga en el ordenador.

Otro aspecto a tener en cuenta es que son muchísimos usuarios, casi el 50% según Robotforce.com, los que no vuelven a visitar una web si cuando la han visitado por primera vez da algún tipo de error a la hora de visualizarla o si tarda demasiado, lo que señala una vez más la importancia de la carga rápida de la web.

Ahora pensemos que a la web que intentamos acceder es una tienda online. Partiendo de la base de que al cliente no le gusta tener que esperar, cuando quiere realizar sus compras en internet, tampoco. El cliente necesita acceder a la tienda para adquirir sus productos rápidamente, sin ningún tipo de problemas, y está claro que cuando un cliente tiene una mala experiencia de compra en una web la comparte con otros usuarios, que, a su vez, la compartirán con otros usuarios, lo que supondrá un inconveniente para esa marca.

Por todo ello, queda más que claro que a la hora de diseñar una web, debemos hacerlo de manera que no sea muy pesada, que los elementos que la componen estén perfectamente planeados, diseñados y estructurados, permitiendo acceder al sitio de forma rápida.

El tiempo de carga de una web es imprescindible para que tenga éxito, y en eso tiene mucho que decir la forma en la que está diseñada.