Diseño de octavillas promocionales para dos públicos objetivos diferentes. Por una parte, empresas y, por otra, hogares particulares.

Mediante la simbología sencilla y directa creada para la marca, se adaptó el diseño al público objetivo. En el caso de los hogares, la gráfica del ciclo del agua pasaba a través del icono de una casa y, en el caso de la octavilla para empresas, a través de un maletín.