Aunque ya sabemos que el Social Media no es nada nuevo y que, simplemente, es una adaptación a los nuevos tiempos y a los nuevos medios de lo que existía hace veinte años en el mundo del marketing y la empresa, sí que ha abierto la puerta a nuevas actitudes.

En la actualidad existe una tendencia a deshechar todo lo que no es digital, desde periódicos hasta libros, y a ensalzar las virtudes y beneficios de todo lo tecnológico y lo dospuntocero debido a su gran capacidad de ser social. No nos engañemos, lo Social es Trendy, se lleva.

Estamos en la era del Human Media, del Social Media dirigido a lo humano, y de la colaboración, lo que se lleva cada día a un punto diferente.

Las empresas se han visto obligadas a subirse al carro de esta nueva ola, teniendo que adaptarse a marchas forzadas a lo dospuntocero, por lo que aún pelean a diario muchas para implantar los medios que la presencia en Social Media requiere, aunque, siendo sinceros, les cuesta mucho trabajo, pero saben lo necesario que es para ellas.

La mentalidad ha cambiado con el advenimiento de las Redes Sociales: los profesionales y empresas se han dado cuenta de que aquí hay negocio, pero no sólo de eso, sino de que es una parte fundamental del mismo.

El modelo de la empresa unopuntocero es algo caduco y obsoleto y hoy en día es rechazado por la mayor parte de profesionales que se dedican al mundo de las Redes Sociales: una empresa que no considera a sus clientes, que no crea contenido virtual para ofrecerlo de forma gratuíta y altruista (aparentemente, puesto que detrás de esta acción hay una estrategia de posicionamiento como fuente de información o influenciadores), una marca que no viva por y para su audiencia tiene los días contados (para los más despistados, os recomiendo que volváis a leer el Manifiesto Cluetrain). Ahora es el consumidor quien ha dado un paso al frente y tiene la sartén por el mango: ya no se conforma con comprar el producto que le impone la marca mediante la publicidad, sino que es él quien toma la iniciativa y se informa acerca de ese producto. Es prescriptor y consumidor. Es el prosumer.

Por este cambio de actitud en el consumidor las marcas y empresas se ven en la imperiosa necesidad y obligación de ofrecer algo de calidad y de entablar una relación de confianza con su clientela, su audiencia, y mimar y cuidar cada paso que da. Además, la empresa sabe bien que el consumidor expresará su descontento, y que la crítica puede correr como la pólvora, en las Redes Sociales, puesto que somos mucho más proclives a contar siempre lo malo que lo bueno.

Si hay algo que el Social Media se ha llevado ha sido la creencia de que el canal unidireccional era el único posible y la creencia de que los clientes no podían ser otra cosa que el target de sus acciones comerciales.

¿Qué pensáis? ¿Qué otras cosas se ha llevado el Social Media?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *