,

Reputación, más importante de lo que pensamos

Permitidme que empiece el post con una pregunta:

¿Os importa lo que la gente piense de vosotros en las Redes Sociales? 

Si alguien ha respondido que no, mejor que no entre en el ámbito del Social Media. Casi total seguridad, va a fracasar.

Aunque estemos muy seguros de nosotros y no nos importe demasiado la opinión que otros tengan de nosotros, en Redes Sociales eso no debe ser así, de hecho, debe ser todo lo contrario, debemos tener muy claro que los demás deben tener una visión positiva de nosotros, ya que todo el entorno dospuntocero y lo relacionado con los Medios Sociales se alimenta de esto: la reputación.

Al tratarse de un mundo en el que las interacciones se dan mediante medios digitales, necesitamos algo que nos permita saber que aquella persona con la que nos relacionamos es de confianza, y eso es lo que hace la reputación.

Antes de seguir os pregunto: ¿Qué es para vosotros tener una buena reputación?

Os pongo un ejemplo:

Estamos en la Francia del rey Luis XVIII o en la España del Capitán Alatriste, como prefiráis. La sociedad tiene preceptos fundamentales que es necesario seguir, entre ellos, la honorabilidad y la buena reputación son fundamentales. Lo peor que nos puede pasar es que atenten contra ellas o que ofrezcamos una imagen negativa para los demás por algún acto deshonroso que cometamos, y si esto ocurre, nuestra honra y nuestro honor difícilmente podrá quedar restablecida.

Los caballeros y las damas son juzgados por su reputación, por lo que los demás piensan de ellos, y sin un buen concepto de los demás, su condición de nobles queda reducido a nada, por lo que deben estar expectantes y atentos a cada paso que dan, para no caer en el pozo de la deshonra.

Los nobles ganaban su reputación y su condición de honorables realizando actos honrosos y manteniendo una buena actitud, llevando una vida impecable.

Volvamos a nuestro tiempo: el Social Media es exactamente igual. Los demás usuarios valoran por encima de todo el poder confiar en el profesional con el que interaccionan, y su buena reputación es fundamental para ser considerado, valga la redundancia, un buen profesional, de confianza y como un punto de referencia.

La reputación es lo que nos avala ante los demás, y eso se consigue con nuestro buen hacer y nuestro trabajo diario.

¿Qué pasa si tenemos, por contra, una mala reputación? 

Seremos rechazados como profesionales y no conseguiremos los objetivos marcados, tanto si representamos a una marca, con lo cual los efectos pueden ser devastadores, como si nos representamos a nosotros mismos.

Hay que tener extremo cuidado en no dañar nuestra reputación, ya que, como alguien me dijo una vez, es como la virginidad, sólo se pierde una vez.

Si ya hemos sufrido esto, la pérdida o daño de la reputación, o si ha sucedido algo que la pone en peligro, debemos estar preparados, tener un plan que cubra esta contingencia perfectamente consensuado con los departamentos correspondientes, si somos empresa, o, si trabajamos por nuestra cuenta, perfectamente estructurado y pensado para estos casos.

Hay quien afirma que en Internet y en Redes Sociales lo importante es que hablen de tí, no importa si bien o mal. Eso no es cierto. En Social Media el objetivo es que hablen de nosotros, pero bien, lo mejor posible, de lo contrario, tendremos un problema grande.

¿Tú qué opinas? ¿Sabes qué reputación tienes?

5 comentarios
  1. Manuel Cano
    Manuel Cano Dice:

    Para evitarlo, mejor disponer en tu empresa de un libro de estilo, un manual de conducta y por si acaso se viera tu reputación dañada, un plan de gestión de crisis

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] lo que buscamos es ganarnos una reputación escribiendo artículos profesionales permitiendo la interacción y la colaboración, debemos […]

  2. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Reputación, más importante de lo que pensamos https://www.segundaplanta.com/2012/03/06/reputacion-mas-important…  por inmajimena hace […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *